Cierzo

Soy de esas, que necesita de textos que me golpeen, me destrocen. No soy masoquista o algo así. Solo quiero que me arrastre millas de la realidad y de la incredulidad. Que me secuestre diez años bajo luz a mí y a mi mente. Que me hunda en otra agua, que no sea la que habito, en el pozo de mi cuerpo, ni de la botella del planeta. Que me asfixie, hasta que explote como Nagasaki, en el túnel oscuro de las historias que habla mi espalda al ser incinerada por cada escuadra de palabras. Que tiren de ella, como una bola de billar y derribe la gravedad. Que la mastiquen como un miserable chicle y, la escupan en otro ecosistema feroz. Donde lo único extinto sea este texto, tan similar al sabor del cielo de las 7 pm.  Así llegar a ser el fénix de la otra era. Un dinosaurio galáctico y, no un radiactivo marciano. Que dejé a mi mente sedentaria, marchar a las cortinas de mi estática efervescencia, que retratan mis greñas por ideas calvas. De los versos que pescan a mis ojos sobre las anclas de mis textos huérfanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *