La búsqueda de Quetzalli Aquino

Biografía

Una tarde de nubes violáceas vio nacer a Quetzalli Aquino el 25 de septiembre de 1984 en la ciudad de Aguascalientes, México. En su infancia, acompañó a su padre a varios viajes de negocios en la ciudad de Tokio. En uno de ellos conoció a Hayao Miyasaki, quien sería una fuente de inspiración para ella como dibujante de manga.

Cada navidad, Quetzalli recibía de regalo un unicornio. A través del tiempo los fue coleccionando. Años después, esa afición la llevó a estudiar la carrera de Arqueología en la UNAM. A la par, era la guitarrista de una banda de punk llamada El Garabato; tocaba los sábados por la noche en un sótano-bar ubicado en la Delegación Álvaro Obregón. Su mayor influencia fue la banda londinense de punk rock “Sex Pistols”.

Sus primeras experiencias como arqueóloga las vivió en la zona de “Chalchihuites” Zacatecas, donde conoció a Jang Woo, un colega de origen coreano, quien diez años después le propuso colaborar en un proyecto, el cual se realizaría en un poblado de la provincia de Busan, perteneciente a Corea del Sur, pues una investigación científica rigurosa determinó que ese lugar ofrecería pistas para descubrir evidencia sobre la existencia de los unicornios. No dudó en aceptar la propuesta. Era la oportunidad que tanto había anhelado. Durante la excavación descubrieron una pintura rupestre donde se mostraba una ruta para encontrar restos de un unicornio. Después de un largo viaje, Quetzalli, Jang y dos compañeros arqueólogos siguieron la ruta ubicada en Célebes, una isla de Indonesia. Al llegar, descubrieron que la zona había sido excavada. Luego de una investigación exhaustiva, no hubo pistas contundentes que dieran con el paradero de los saqueadores. Para ella fue una gran decepción. En consecuencia, abandonó la profesión y desarrolló una dependencia a los antidepresivos por varios años hasta que entró a rehabilitación.

Quetzalli siempre ha sido hermética con su vida personal. Se rumora que sus abuelos fueron nahuales. Solo se conoce que su pareja es un productor de cine alternativo.

Ocasionalmente, Quetzalli colabora en cómics de E.U. y Japón. Después de varios años de ausencia, volvió a incorporarse a su antigua banda de punk, la cual está por firmar contrato con una casa discográfica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *