W

Miedo a tu sombra, que deja escapar a tu cuerpo a la luz

Miedo a los fantasmas de tu sonrisa que me mienten

Miedo a los pasos congruentes que me pertenecen

Miedo cuando nos comemos al tiempo, con nuestro encuentro

Miedo al terremoto que mantenemos alrededor con nuestros cuerpos

Miedo a tus  palabras que abren el candado de mis oídos y despierta aves en otras partes

Miedo a escribir la canción con las caricias llenas de rimas en cada espacio que tú me llenes de vida

Miedo a la eternidad que nos atrapa, más que a la mañana encerrada

Miedo a tus manos que mantiene al misterio perpetuo

Miedo de saber que ya perdí la guerra por tus pies

Miedo de encontrar libertad en el enredo de tu mirada

Miedo de callar las palabras por el alba de tu alma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *