Bagaje intestinal

¿Ves a esa mujer en el espejo? Los años fueron un arma letal para su cuerpo, ahora está en descomposición. Sus años son un olor fétido y placentero para los gusanos que devoran lentamente su estómago. ¿Entiendes de esas cosas? No creo, eres un simple médico que cree que la ciencia arregla todo con paracetamol y naproxeno. Observa como ni una gota de sangre emana en sus heridas putrefactas. Su carne es carcomida por los deseos reprimidos de supervivencia y el cruel destino que destila desgaste total en sus intestinos.  ¿Quieres tocarlos? Sé que no, te da ¡asco! No puedes explorar entre sus sesos y la mierda tiesa pegada en sus paredes intestinales. ¿Por qué no me explicas la razón de su miseria y pérdida de sus partes interiores? No tienes el conocimiento necesario para decirme nada.

Permíteme explicarte este síndrome…

No me expliques nada, crees que me vas a convencer con tus cosas de científicos locos. Mira a esa mujer hecha basura. Sus ojos salen de sus orbitas, las imágenes que ella ve son por una degeneración macular. ¿Sabes qué es eso? Tal vez. Creerás que sus dedos y uñas son mordisqueados por su ansiedad, pero no, las ratas han devorado vorazmente. Lo más extraño es que no presenta ningún dolor. ¿Te has preguntado sobre las almas que no detectan su presencia?

Nunca me lo he preguntado pero…

¡Yo tampoco! Dicen que somos seres celestiales, entes irreales que afirman una existencia. Puede ser que seamos proyecciones astrales o mundos paralelos. Mira sus huesos que figuran ser brazos y piernas. Toca ese maravilloso arte llamado intestino, pueden ser el bagaje más pesado que lleves en tus manos, a pesar de que su peso no es significativo. ¿Ya la viste bien? Está muerta, estás hablando con un fantasma o con una persona de un mundo paralelo. La medicina no hace milagros doctorcito. Ni su ciencia ni su bata blanca ayudarán en nada. ¿Ya vio mi reflejo?

Sí, todo el tiempo y no…

¡Ahora tóqueme y cargue con mis sesos!, tómelos en sus manos delicadas. Arranque la mierda que hay en ellos y trágaselos junto a sus ideas de científicos dementes.

Señora, ¡ya basta! … ¡Cállese! Usted no está muerta, está paranoica. No presenta ningún desgaste, solo el emocional. Esto es un caso nihilista, y si necesita medicamento. Usted padece un síndrome en el que no se reconocen las partes de su cuerpo, creen que está en descomposición o estar muerta. En un tiempo más podrás adentrase a la realidad…

¡No me calle! Usted qué sabe de cómo me siento. Soy una mujer que ya murió desde hace tiempo. Y usted es sólo una imagen creada por mi degeneración macular o pertenece a un mundo paralelo. Porque desde que tengo uso de razón vivo en los 61 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *